lunes, 25 de febrero de 2013

PROHIBIDO.

Queda prohibido llorar sin aprender,
levantarte un día sin saber que hacer,
tener miedo a tus recuerdos...
Queda prohibido no sonreír a tus problemas,
no luchar por lo que quieres,
abandonarlo todo por miedo,
no convertir en realidad tus sueños...
Queda prohibido no intentar comprender a las personas,
pensar que sus vidas valen menos que la tuya,
no saber que cada uno tiene su camino y su dicha...
Queda prohibido no crear tu historia,
no tener un momento para la gente que te necesita,
no comprender que lo que la vida te da... también te lo quita.
Queda prohibido no buscar tu felicidad,
no vivir tu vida con una actitud positiva,
no pensar que podemos ser mejores,
no sentir que sin ti, este mundo no seria igual.


Conserva lo que tienes, olvida lo que te duele, lucha por lo que quieres, valora lo que posees, perdona a los que te hieres y disfruta de los que te aman. Nos pasamos la vida esperando a que pase algo, y lo único que pasa es la vida. No entendemos el valor de los momentos hasta que se han convertido en recuerdos. Por eso haz lo que quieras hacer antes de que se convierta en lo que te "hubiera gustado hacer". No hagas de tu vida un borrador, tal vez no tengas tiempo de pasarlo a limpio. Nunca es tarde para empezar a ser felices.

sábado, 23 de febrero de 2013


Recuerda siempre que eres libre.

Todo comiendo con una chispa al igual que todo en esta vida, un breve encendido que quema la sangre de la máquina. Al instante comienza el baile sincronizado con un ritmo que rápidamente se transmite a mis venas. Estamos listos, solo hay que enganchar el joven corazón con sus fuertes extremidades, engrana.
Al frente, solo camino, ningún obstáculo, solo el viento de frente y el horizonte como meta. Suelta, que nada te impida avanzar, liberalo de su prisión. Pisa, aumenta el ritmo, excitalo, haz que aumente el ritmo hasta que sea un baile acelerado, que gire como nunca, liberalo de su prision. Pisa, aumenta el ritmo, excitalo, haz que aumente el ritmo hasta que sea un baile acelerado, que gire como nunca. Libéralo! Transmite toda esa energía que llevas dentro y haz que vuele.
Ya está, solo queda disfrutar. Atrás solo quedó un poco de humo y acciones pasadas, nada que influya ahora. Simplemente existe el presente (cambia), siéntete libre (acelera), olvídate de todo lo malo y siéntete feliz (continúa).

Están los que llevan amuletos, los que hacen promesas, los que imploran el cielo, los que creen en supersticiones... Pero también están los que siguen corriendo cuando les tiemblan las piernas, los que siguen jugando cuando se les acaba el aire, los que siguen luchando cuando todo le parece perdido. Como si cada vez fuera la última vez, conocidos de que la vida misma es un desafío. Sufren pero no se quejan, porque saben que el dolor pasa, el sudor se seca, el cansancio termina. Pero hay algo que nunca desaparecerá: 'La satisfacción de haberlo logrado'. En sus cuerpos hay la misma cantidad de músculos, y en nuestras venas corre la misma sangre. Lo que nos hace diferente es nuestro espíritu, nuestra determinación por llegar a la cima. Una cima a la que no se llega superando a los demás, sino superándose a uno mismo.


Odio tu sonrisa. Odio tu jodida sonrisa. La odio. La odio porque cuando sonríes me vuelvo totalmente impotente. impotente por no ser capaz de apartar mi mirada de ella. De ti. No sé como lo haces, pero eres capaz de volverme loca con tan solo un movimiento. Y es algo ilógico porque yo no soy una persona que se sorprenda a la mínima. Es más, creo que hasta soy difícil de sorprender pero tu... tu eres diferente. Lo cambias todo y me cambias. Me vuelves mejor de lo que soy. Sacas todo lo bueno de mi y haces que las imperfecciones solo parezcan pequeños añadidos. Entonces, me entran unas ganas enormes de besarte, de besarte para comprobar si realmente eres real. Si estás aquí, y tu... tu vuelves a sonreír. Y el mundo se me viene encima. Mi mirada busca la tuya, mis manos acarician tu cara. Tus dedos resbalan por mi cintura y miles de mariposas revolotean a mi alrededor haciéndome temblar.

viernes, 22 de febrero de 2013

Algo así.

21 de febrero.

Un día como hoy, hace ya 4 años, alguien muy grande se fue de este mundo. Se fue dejando aquí, miles de momentos increíbles que recordar. Era un hombre estupendo. Un hombre a seguir, un padre que a todo hijo le gustaría tener, y un abuelo al que me hubiera gustado que fuera para siempre. Disfrazó miles de llantos en sonrisas. Me enseñó a que se podía caer, pero con la condición de levantarse. Pero la vida es así. Los problemas siempre les llegan a los buenos, y los malos por ahí, haciendo daño. También me enseñó a que la vida es un juego, o te la juegas y tienes posibilidad de ganar, o te rajas y mueres. Él la jugo bien, tan bien que acabo ganando a pesar de todo. Sí, se fue. Pero dejo aquí a una enorme familia, una familia formada de su ser. Miles de personas que por miles de años que pasen, siempre se acordaran de el. Corazones llenos de imágenes suyas, imágenes que cuando las ves miles de lagrimas se desprenden por las mejillas. No son solo lagrimas de tristeza, también de alegría, de ver lo que ese hombre a podido formar con el paso del tiempo. Si, ese hombre es mi abuelo, al que quiero mas que a nadie a pesar de que no este a mi lado. Al que daría mi vida por volver a abrazarlo día a día, y tenerlo aquí, dándome esos consejos que el siempre me daba, y que a mi me servían tanto. LE EXTRAÑO.

UN SUEÑO.

Me gustaría ir a París, mientras me subo a lo alto de la Torre Eiffel y veo toda Francia. ¿Después? A Italia, donde me haré la típica foto donde yo, con toda mi fuerza y valentía, sujetare la Torre de Pisa para que no se caiga.  ¿Luego? A Londres, donde intentaré hacer reír a los guardias de seguridad con mis caras mas extrañas y mis chistes malos. ¿Siguiente? A la Vegas, donde me gastaré la ostia de dinero en el casino para no ganar ni un céntimo y podre decir: ¡Viva las Vegas, baby! ¿Aún mas? Pues me iré a Nueva York, sí, y me subiré a la Estatua de la Libertad y veré como toda Manhattan amanece. ¿Y por ultimo? Yo siempre digo que lo mejor para el final. Por último me iré a Los Angeles. Arrasaré en todas las tiendas de Beverly Hills, mientras me gasto casi todos los ahorros que me quedan en ropa. Luego, en Hollywood, iré mirando cada una de las estrellas del Paseo de la Fama y me haré una foto como la inmensa mayoría de personas mientras sonrío bebiéndome mi Starbucks. Tambíén, me haré fotos junto al cartel de Hollywood, señalandolo con una gran sonrisa y dire: "SI, ESTOY EN LOS ANGELES." Y al final me subiré a lo alto del mirador y miraré por ultima vez todo Los Angeles. Pero cuando vuelva aquí, a España, me esperara lo mejor. Ese algo que esta por encima de cualquier viaje que me alegre la vida. Ese algo que me acompañara muy dentro de mi ser. Eso que tu te encargas de llenar día a día. Ese algo que eres tu.